Magia Verde Grow Shop

Qué es el Oídio y cómo reconocerlo

El oídio, es un hongo parasitario de la família de las erisifáceas, que ataca las partes aéreas de las plantas. , además aparece como algo inofensivo que se expande rápidamente y provoca el marchitamiento de las plantas hasta su muerte.

El oídio suele aparecer cuando las plantas reciben poca luz, lo cual provocará que tengan temperaturas más frías y sea más sencilla la retención de humedades. La plaga afecta tanto al cultivo de cannabis en interior como a los cultivos de exterior o invernadero y para su propagación necesita que se den fuertes variaciones higrométricas, pasándose súbitamente de humedades relativas bajas a altas, situación que se da muy habitualmente en cultivos bajo luz artificial y en invernaderos. En exterior la plaga es más estacional y se suele dar más a menudo en primavera y otoño.

La infección aunque es relativamente fácil de curar, puede traer gravísimas consecuencias, ya que puede llegar a dañar los cultivos y inutilizarlos al 100%. En una primera fase se desarrolla sobre hojas, para ir pasando posteriormente a peciolos, troncos y finalmente a los cogollos, destruyendo completamente la resina y dejando la marihuana totalmente invalidada para fumar, ya que las esporas del hongo son materia sólida que absorveríamos al inhalar.

Uno de los problemas del oídio es que cuando uno ve los primeros síntomas, en realidad la planta ya lleva bastante tiempo con la infección a cuestas. El oídio puede identificarse con buen ojo clínico a tiempo. Identificarlo ya en su fase visible es relativamente tarde. En su fase visible al ojo humano, se puede observar como en la parte superior de las hojas empiezan a formarse pequeñas manchas blanquecinas como si fuese polvo o ceniza.

oidio

oidio2

 

No deberemos confundir la explosión de tricomas por los cogollos y hojas cercanas a estos, con las motas de polvillo blanco que identifican al oídio. En este caso, hay que acercarse un poco más y enfocar bien la vista: podremos ver que los tricomas, por muy pequeños y finos que sean, siempre crecen de uno en uno hacia arriba y que el polvo de las esporas del oídio no, sino que tiende a expandirse en horizontal, como si lo cubriese todo a su paso. Pasando un dedo levemente por encima, podrás comprobar como este mantillo blanquecino se comporta como polvo y no como tricomas pegajosos.

Cómo controlarlo:

Dentro de los tratamientos biológicos de control del oidio, podemos encontrar el propolis, oidioprot , B+ jumus. Son  productos de probada eficacia, pero debido a la alta resistencia del hongo, deberemos de realizar el tratamiento cada 10/12 dias hasta 10 días antes de la cosecha. Aunque se recomienda el uso del azufre como remedio biológico para el control del oidio en numerosos libros y manuales de jardineria, está altamente desaconsejado utilizarla con el cannabis ya que aunque lo realicemos con mucha precocidad, el olor del azufre queda impregnado en la marihuana.

También se encuentran en el mercado productos de síntesis química como el antioidio de Compo, a los que podemos recurrir si hemos agotado las posibilidades de origen biológico, siempre teniendo en cuenta que debemos de respetar los plazos de seguridad que en este caso es de unos 30 dias. Nosotros preferimos siempre el control de origen biologico y la prevencion es la mejor defensa.

Es importante identificar el oídio a tiempo, pues su consumo no es nada recomendable (ni para ti ni para la planta). Fumar marihuana con oídio puede pasar hasta desapercibido, aunque se corren riesgos de padecer alergias, irritaciones en el sistema respiratorio, incluso un edema en el pulmón si se consume a largo plazo. Podemos estar fumando oídio sin saberlo, ya no se trata de saber o no saber identificarlo, puede que ni se vea y, como decíamos, está ahí.

Deja un comentario